Destacado

Publicidad

Paute aquí 

Contenido
A unas 8.000 indígenas embera chamí les han cortado el clítoris E-Mail
Escrito por Redacción/El Tiempo   
lunes, 26 de marzo de 2007
Para ayudar a que el mundo no se destruya y garantizar la fidelidad a su esposo, a las mujeres embera se les practica la ablación del clítoris.

Se trata de la ablación o cercenación que se les practica a las mujeres al nacer como un rito sagrado que busca evitar el fin del mundo y garantizar la fidelidad.


Niñas indígenasEl tema derivó en un mano a mano entre blancos y comunidades indígenas. De paso, puso en el centro del debate a las mujeres de la comunidad emberá chamí de Risaralda y el norte del Valle que habrían sido objeto de esa 'cirugía'.

Lo que el país no sabía es que la ablación es frecuente en esta comunidad de unos 15 mil habitantes.

La polémica se prendió ayer, tras conocerse que entre el 2004 y el 2005 tres niñas recién nacidas fueron llevadas de urgencia al Hospital San Rafael de Pueblo Rico (Risaralda) porque presentaban infecciones.

El procedimiento lo practican las parteras en precarias condiciones de higiene en el Resguardo Indígena Gito Docabu, a seis horas de viaje a pie desde el casco urbano.

Como no pudieron sanarlas con sus medicinas tradicionales, las madres de las pequeñas acudieron a los blancos para que las salvaran.

El médico Diego González, del centro hospitalario, explicó que en ocho meses dos niñas a las que les han hecho la ablación han acudido a consulta, pero por otras dolencias.

La personera de Pueblo Rico, Aracelly Ocampo, fue quien puso el dedo en la llaga. Ella les informó del hecho a sus superiores en el Ministerio Público hace dos años y medio y volvió a exponer el tema en noviembre pasado, en una Mesa de Acercamiento con las comunidades indígenas. Para ella este es un acto de maltrato contra la mujer.

El defensor del Pueblo de Risaralda, Luis Carlos Leal, aseguró que apenas está conociendo la situación. Anunció que la semana entrante se reunirá con líderes indígenas embera para tratar el tema y buscarle una salida, que debe ajustarse a la Constitución Nacional.

Un tema de mitología sagrada

Para el historiador Víctor Zuluaga, que ha estudiado a profundidad los pueblos embera que habitan Risaralda, se trata de un tema sagrado que se basa en la creencia de que una de las maneras para evitar el fin del mundo (pues se le podría caer de las manos a su dios Karabi), las mujeres deben evitar moverse durante el acto sexual, lo cual se garantiza extirpando su clítoris con una cuchilla o una puntilla caliente.

Otra explicación que se da entre la comunidad indígena es que al practicar la ablación a la recién nacida se evita que la futura mujer le sea infiel a su marido, al eliminarse el deseo sexual.

Lo que dicen:

Rubén Guasarabe, líder indígena de Risaralda

Se trata de una práctica que viene de los ancestros indígenas. Dentro de la comunidad embera es algo sagrado que hay que conocer para poder criticar.

Los líderes indígenas están dispuestos a analizar el tema para evitar que se abuse de los derechos humanos de las niñas, pero no se puede eliminar el tema cultural y el principio de autonomía indígena.

Con este procedimiento se busca que las mujeres de la comunidad no les sean infieles a sus esposos.

Aracelly Ocampo, personera de Pueblo Rico

Es una situación de maltrato que los indígenas embera no admiten, pero que ha puesto en riesgo la vida de varias niñas de esa comunidad.

Los indígenas desarrollan el procedimiento con elementos que no están esterilizados y no son acordes para la salud. Algunas menores mueren.

La Procuraduría 21 de Familia y la Defensoría del Pueblo de Risaralda ya tienen conocimiento de los hechos y entrarán a investigar lo ocurrido para saber qué medidas tomar.

Otras formas de limitar a la mujer

La ablación del clítoris o circuncisión femenina para que la mujer no sienta placer durante el coito no es la única práctica que restringe la libertad de las mujeres. Esta costumbre de pueblos primitivos, especialmente del centro y el norte de África y frecuente en comunidades musulmanas, afecta según estadísticas citadas por Wikipedia, a por lo menos 135 millones de mujeres mayores.

Otras prácticas castigan el que la mujer exhiba su cuerpo. Es el caso de la 'burka' o velo, una especie de túnica que usan musulmanas y que les cubre de cabeza a pies. Es común en Afganistán y en Pakistán.

La lapidación, usual en países como Irán, castiga comportamientos sexuales como la prostitución y la infidelidad. En Afganistán, aunque se han aprobado leyes que reconocen la igualdad entre hombres y mujeres, aún se sigue lapidando a las mujeres acusadas de adulterio.

Aunque organismos internacionales como Naciones Unidas y ONG defensoras de derechos humanos como Amnistía Internacional han realizado campañas para erradicar estas prácticas, el mundo musulmán sigue aferrado a ellas.

PEREIRA


Tomado de ElTiempo

 


Articulos relacionados:
Nuevos:
Antiguos:

Comentan
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

 
< Anterior   Siguiente >

Publicidad

Paute aquí 

Blogger facebook Yahoo! twitter last.fm MySpace YouTube delicious